Barceló Aruba
Bodas animadas en el Caribe
Aruba, Resto de América
  • Ceremonias en la playa
  • Amplia terraza
Info del destino
En la recóndita y pintoresca isla de Aruba, bañada por las aguas del mar Caribe, se ubica el hotel Barceló Aruba.

Este completo resort, cercano a la capital Oranjestad e inmerso en la vibrante zona de playas, bares y discotecas de Palm Beach, es una apuesta segura para celebrar bodas así como para relajarse, divertirse y hacer un viaje inolvidable en cualquier época del año.

 

Y es que la situación de este enclave paradisíaco en el corazón de las Antillas se ve favorecido por su clima tropical marítimo, el cual garantiza temperaturas agradables en torno a los 25º y días de sol durante prácticamente todo el año. De ahí que sea un destino ideal para la celebración de bodas así como un viaje perfecto para comenzar una romántica luna de miel.

 

Menos frecuentada que otros destinos turísticos de esta zona caribeña, la Isla de Aruba resulta especialmente atractiva por ser un destino inusual que proporciona mayor privacidad y le descubrirá muchos lugares de gran belleza e interés cultural, histórico, deportivo y gastronómico. Cerca del Occidental Grand Aruba podrá visitar el Faro California, la Iglesia de Altovista o las Ruinas de la Mina de Oro. Encontrarse en una de las áreas más interesantes hace que el Barceló sea un buen punto de partida para descubrir esta pintoresca isla.

Para que todo salga perfecto
Gestiones y documentación necesaria para su enlace
No puede dejar de ver…
Los secretos de
Oranjestad

La capital de Aruba, a escasos 8 km del hotel, es uno de epicentros de compras y diversión de esta fascinante isla, hoy declarada país autónomo insular del Reino de los Países Bajos. Las coloridas fachadas de su centro histórico invitan a dejarse llevar por el ritmo animado de la ciudad y la hospitalidad de sus habitantes.

Parque Nacional Arikok

En el centro de la isla de Aruba se encuentra esta reserva natural, cerca del monte homónimo. La inmersión en este paraíso natural le descubrirá una gran cantidad de especies de flora y fauna endémicas, como las curiosas formaciones de los árboles Divi-Divi, así como encaramarse a las colinas de Arikok y Jamanota - el punto más alto de la isla – o intentar descifrar las pinturas de los indios Arawak, nativos de la isla.

Capilla de Altovista

Se trata de la primera iglesia católica romana de Aruba. Fundada en 1750 por los indios y españoles, fue reconstruida en 1953. Hoy esta manifestación de arquitectura colonial y templo religioso se ha convertido en uno de los puntos de interés turístico más frecuentados de la isla, gracias también a la ubicación en lo alto de un valle y con preciosas vistas al mar.

Ruinas de la Mina de Oro

Las Ruinas de la Mina de Oro, situadas en Bushiribana, datan de los años 1400 y 1500 y dan origen al nombre etimológico de la isla, debido a la existencia del codiciado ‘Oro Ruba’ u ‘Oro Rojo’. Su visita resulta imprescindible si quiere conocer a fondo los tesoros que ha albergado Aruba durante siglos y ha atraído hasta aquí a tantos espíritus aventureros.